Martin Camacho

Las enfermedades han afectado al mundo desde que el género homo comenzó a caminar en las sabanas africanas[1]. Hay enfermedades se heredan y otras se adquieren durante la vida. La primera documentación de una enfermedad que afectó a una gran parte de la población está registrada en la antigüedad. En Grecia durante la Guerra del Peloponeso, en el segundo año de enfrentamiento en 430 a. C, Tucídides relata que los atenienses reunidos dentro de las murallas de la ciudad para evitar la confrontación con la poderosa fuerza militar espartana se encontraban en el escenario ideal para que se propagara una enfermedad contagiosa.

Tal enfermedad cobró tantas víctimas que mereció su registro en la historia de esa civilización. Pero fue en la Edad Media que varias enfermedades afectaron a la población. La lepra , por ejemplo, es una de las enfermedades contagiosas más antiguas de la historia, y fue uno de los grandes males de este período. Sin embargo, otra enfermedad se distribuyó ampliamente, se extendió por todo el mundo y causó miles de muertes. Fue la peste negra la que dejó a Europa desolada con el peligro de muerte en cada pueblo.

Historia, virus, bacterias y otras plagas.

En la Edad Media, la ruta de la seda transportaba productos de Asia central. Dentro de las caravanas, venia también la «Peste Bubónica» o «Peste Negra», llegando a los puertos del Mediterráneo y logrando ingresar a toda Europa. Los barcos que transportaban mercancías debían ser vigilados 40 días antes de ingresar al puerto. A pesar de las restricciones, la enfermedad se ha extendido e infectado a millones de personas. Mató a 1/3 de la población europea. La palabra cuarentena proviene del italiano, el aislamiento que realizaban los pasajeros de los barcos antes de ingresar a los puertos de Italia como Génova o Venecia.

Hoy, después de más de 600 años de la primera pandemia, la situación es similar, pero con una mayor dosis de barbarie. Las condiciones de salud siguen siendo inadecuadas, incluso con la expansión de la tecnología y el mundo teóricamente desarrollado. El capitalismo nunca le dio importancia a este sector y ahora sufre de precario control sanitario. Las consecuencias de no tener políticas para contener las epidemias han hecho colapsar los hospitales públicos y privados.

En la Edad Media, la primera medida tomada fue aislar a las personas. Las personas más ricas se mudaron de las ciudades. En 1350, la enfermedad ya estaba instalada en todo el continente, la diferencia con el presente es que tardó más de 3 años en expandirse. La peste negra como enfermedad respiratoria fue fácilmente contagiosa, sinónimo de cómo las pandemias se propagaron rápidamente.

Mirá también: El capitalismo como “sistema de irresponsabilidad ilimitada”

Lo que se vivió en Europa fue transferido a las Américas en un genocidio premeditado e intencional, no muy diferente de lo que estamos experimentando hoy. Los primeros barcos que llegaron a las islas del Caribe trajeron las enfermedades comunes en España, gripe, tifus, sarampión, tuberculosis y peste bubónica que ya se conocían en Europa. Pero principalmente la gripe ha matado a la mayoría de los habitantes de las Américas.[2]

Los conquistadores usaron esto para su ventaja, al ver que miles morían todos los días, la tarea de conquistar territorios se hizo más fácil. Años después, con el comercio de esclavos, la viruela llegó a las Américas. En Brasil no fue muy diferente. Los portugueses dejaron ropas con viruela para que pudiera extenderse a los pueblos originales. Desde 1552 la gripe estaba matando. Ya en 1562, la viruela se propagó a las poblaciones. Se estima que en el siglo XVI solo había alrededor del 10% de los habitantes nativos. Las muertes serían entre 13 y 90 millones de personas desde la llegada de los colonizadores, estipulan los arqueólogos.

Otra similitud es atribuir al extranjero como el propagador de la enfermedad. En la Edad Media, los judíos fueron perseguidos y asesinados por supuestamente transmitir la plaga.

Giovanni Boccaccio escribió lo siguiente: «La tierra sagrada al lado de las Iglesias ya no era suficiente para enterrar los cuerpos; por lo tanto, las iglesias comenzaron a construirse en cementerios; y fueron apilados como mercancías en barcos «. Hoy no es muy diferente: la negligencia del capitalismo con los hospitales colapsados ​​muestra que no se tomaron medidas preventivas a su debido tiempo. O como el presidente de Brasil, Bolsonaro, que trata de revertir el aislamiento y hacer que todos vuelvan a trabajar en medio de una epidemia.

Mirá también: El mundo que viene

En un momento marcado por el nuevo coronavirus, los recuerdos de las pandemias se vuelven cada vez más palpables. Las similitudes son aterradoras: aparece un nuevo virus o bacteria, se propaga rápidamente, lo que hace que todos los estemos preocupados, la población no tenga anticuerpos contra el nuevo huésped, miles de personas serán infectadas y, dependiendo del grado de mortalidad, causa muertes masivas.

En el mundo globalizado, el desplazamiento entre diferentes regiones o países es parte del capitalismo desenfrenado, que en busca de nuevos negocios: los nuevos mercados transportan bienes y personas diariamente. El mercado frenético y el turismo realizado por miles de personas propagaron Covid-19 en menos de dos meses. El virus ha llegado a la mayor parte del mundo, hoy no hay un lugar donde el coronavirus no haya ingresado, ni en las islas del Pacífico ni en países cerrados como Corea del Norte. La particularidad del virus de permanecer en personas sin síntomas de la enfermedad es el vehículo perfecto para propagarse silenciosamente por todo el mundo.

En un juego sucio de capitalismo, Trump dice que está listo para recibir una vacuna contra el coronavirus, días después todos los periódicos lo niegan. Es un instrumento de distracción frente a la inoperancia del capitalismo para contener una pandemia. En Brasil Bolsonaro arroja mentiras para confundir a la población. Afirma que tal droga combate el virus. Él ha mencionado repetidamente la cloroquina como un medicamento sin tener la evidencia científica de tal afirmación. Pero eso en una gran parte de la población se convierte en una verdad irrefutable.

Otra forma de engañar a la población es la inmunidad. Hablar de consumir tal cosa; tal vitamina aumenta su inmunidad; una serie de cosas que solo sirven como engaño. «La inmunidad está formada por un conjunto de factores que actúan en la defensa del cuerpo contra una serie de enfermedades, virus y bacterias. No podemos considerar a un alimento o una vitamina para resolver un problema de salud», dice el infectólogo Hélio Bacha. «Tampoco hay estudios en medicina que demuestren que quienes comen más ajo tienen menos enfermedades».

Las enfermedades como armas de genocidio.

Desde las primeras pandemias, se utilizaron para desarmar al enemigo. Los ejércitos lucharon contra enfermedades desconocidas, el enemigo invisible mató más que la guerra en sí mismo. Al final de la Primera Guerra Mundial, la gripe ganó fuerza entre las tropas, siendo una de las epidemias más mortales de la historia.

El epidemiólogo Stefan Cunha Ujvari dice en su libro cómo se censuró la gripe: “Los países en guerra difícilmente admitirían que el virus de la gripe está acabando con sus ejércitos. La censura de las naciones en guerra omitió una disminución en el poder militar frente a una lucha tan disputada. La epidemia bien podría atribuirse, entonces, a una nación neutral en la guerra. Esa debe haber sido la razón por la cual la epidemia se conocía como la «gripe española» … En Inglaterra y Gales, murieron alrededor de doscientas mil personas. Estados Unidos contó medio millón de muertes. Gran parte de esto entre establecimientos militares con soldados en espera para ser enviados a los campos de batalla europeos … el negacionismo no es tan diferente en este período de coronavirus.

El negacionismo es parte de un genocidio que los gobiernos quieren imponer a una gran parte de la población que se ve obligada a trabajar sin la protección adecuada. Las actitudes de Bolsonaro, que consideran la enfermedad como una «gripesiña» desprecian a la población más pobre, dejando a miles de trabajadores expuestos a la enfermedad únicamente con fines de lucro.

El mundo ya ha cambiado, lo que está claro es que el capitalismo desprecia la vida humana y es en estos momentos que la percepción de la depredación capitalista se siente con mayor fuerza. La falta de preparación para combatir una enfermedad no se justifica por los avances tecnológicos que la humanidad ha logrado. Es por eso que el oscurantismo de la Edad Media es evidente hoy a través de la negación de los gobiernos genocidas. La elección de preservar o no la vida es una cuestión política.

 

[1] “Este Homo erectus viajó a través de las llanuras y valles africanos miles de años antes de nuestra llegada. Sus huesos muestran que no estaba solo. Su esqueleto tiene cicatrices que revelan enfermedades causadas por bacterias del mismo género que la sífilis. Nuestro antepasado no padecía sífilis, sino otra enfermedad causada por una bacteria similar, la frambuesa. Al igual que la sífilis, la bacteria de la frambuesa se propaga a través de la sangre y llega a los huesos dejando marcas y cicatrices » enfatiza médico de enfermedades infecciosas Stefan Cunha Ujvari informa en su libro; La historia de la humanidad contada por virus.

[2] “El descubrimiento de América por parte de los europeos trajo una avalancha de microorganismos a los indios americanos, que no eran conscientes de sus enfermedades. La viruela y el sarampión llegaron en buques europeos. Diezmaron a los indios y ayudaron a los españoles a conquistar a los pueblos incas y aztecas. La bacteria de la tuberculosis llegó en una nueva ola de ataque. La gripe causó epidemias en los pueblos originarios”. Stefan Cunha Ujvari, en su libro; La historia de la humanidad contada por los virus describe en su libro cómo los genocidios se extendieron por todo el mundo.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre